¿Te atreves?

27 de noviembre de 2015

¿Te atreves? Te lo vuelvo a preguntar otra vez: ¿Te atreves?

Es muy común encontrar frases hechas relacionadas con el atrevimiento, me gustan bastante estas frases, pero las interiorizas al 100% cuando de verdad con tu comportamiento las haces tuyas, cuando de verdad sientes que te estás atreviendo.

El atrevimiento requiere acción, requiere un cambio de conducta, si te atreves a algo es que vas a dar un paso para cambiar una situación y convertirla en otra o incluso para cambiar tu vida y convertirla en otra; en la que quieres, en la que deseas, con la que te puedes equivocar pero que de verdad sientes que te estás atreviendo. Todos sabemos lo que nos gustaría hacer cada día, con quien nos gustaría dormir, donde nos gustaría vivir, que trabajo nos gustaría tener, que campeonato nos gustaría ganar, pero de verdad, ¿estamos haciendo algo para conseguirlo?

Si de verdad NO lo estás haciendo tu mismo te das cuenta, cuando no te atreves te paralizas, te estancas, sólo necesitas llegar un poquito dentro de ti, ser sincero contigo mismo y rascar un poquito, tu mismo te darás cuenta de sí de verdad lo estás haciendo o no. Ese es tu primer paso.

Uno se puede atrever a muchas cosas; te puedes atrever a hacer ese viaje que siempre deseaste, te puedes atrever a emprender ese negocio que siempre soñaste, te puedes atrever a cambiar de ciudad, te puedes atrever a dejar esa relación sentimental cómoda que no te aporta nada bueno, te puedes atrever a decirle al amor de tu vida lo que es para ti.

Siempre que pensamos en el atrevimiento y nos imaginamos a nosotros mismos nos invade una emoción tremenda, nos hacemos grandes, nos gustamos pensando en ese mundo ideal al que nos llevará el atrevimiento, nos imaginamos en esa situación y nos encanta, ¿verdad? Pero de repente algo pasa, nos volvemos pequeñitos, comenzamos a no gustarnos tanto, nos invaden las dudas: y si por hacer ese viaje no llego a fin de mes, y si ese negocio sale mal y me arruino, y si no me adapto a esa nueva ciudad, y si dejo a esa persona me siento solo y no encuentro a nadie en toda mi vida…el mundo de los “ysitristes”

Te invito a que le des la vuelta a todos esos “ysitristes”

Y si ese viaje te enseña a ver la vida de otra manera, y resulta que te gusta tanto ese lugar que quieres emprender allí tu nueva vida.
Y si emprendes ese negocio que tanto deseas y resulta que te levantas cada mañana para trabajar en lo que siempre soñaste.
Y si esa nueva ciudad hace que tu mundo ideal cada día sea una realidad.
Y si dejas esa relación y un buen día conoces al verdadero amor de tu vida.

¿Suena todo mucho mejor verdad? Pues te digo una cosa, cuando decides atreverte te puede pasar tanto la primera como la segunda opción, y es que el riesgo siempre está ahí forma parte de las decisiones y por lo tanto del atrevimiento. Lo siento, es así. Puedes atreverte y te puede salir mal, arruinarte, no llegar a fin de mes, no encontrar a nadie más en tu vida…pero también te va a pasar otra cosa y es que te sentirás satisfecho por hacer lo que quieres, por tomar tu decisión, por haber saltado, por haberte atrevido, porque si sale mal todo tiene solución, unas más difíciles y otras más fáciles, pero todo tiene arreglo. El tema es que pensar siempre en la opción negativa ralentizará tu camino al atrevimiento y lo peor de todo es que quizá nunca lo hagas pero y ¿qué me dices si sale bien?

¿Sabes que te digo? Que yo quiero atreverme, si; viajar, equivocarme, caerme, levantarme, emprender, ayudar, llorar, que importante es llorar y que poco valor le damos, empaparme de vida, quiero darme cuenta de que ese no era el camino y ser capaz de rectificar; quiero enamorarme, celebrarlo cuando se que mis decisiones me han llevado a donde estoy y vivo feliz, sentirme orgullosa de mis victorias y de mis derrotas, a separar las críticas constructivas de las destructivas, pedir perdón y perdonar, a aprender, a poder enseñar, ayudar, motivar, dejarme amar, y es que no entiendo la vida de otra manera, no entiendo la vida a medias, las vidas que están por estar, todos tenemos derecho a vivir la vida que queremos, porque un día ya no la tendremos, nos parece muy lejano ese día pero ese día llegará y no sabemos cuando.

¿Te estás atreviendo a tener la vida que quieres? O eres un simple espectador de tu propia película.

Te invito a ser protagonista, te invito a atreverte. ¡¡¡Y es que es lo más!!!

Y SI SÍ 😉

Compártelo en las redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.